Hola, Luna. Firma invitada número 2: Carol ojos intrépidos (siempre más allá)

Mi hijo hoy ha mirado al cielo y ha señalado la Luna. No sabía lo que era y yo le he dicho: «Sí, Darío, la Luna». Y él ha dicho «Hola Luna». Qué impacto. Más que cuando dice «Hola puerta» y «Hola cactus». Eso me hace gracia pero lo de «Hola Luna» es como mágico. Saludar a algo tan lejano es raro y él lo ha hecho con una naturalidad increíble. Para él la Luna es tan cercana como las pinzas de tender la ropa. Digo las pinzas porque son uno de sus juguetes favoritos.
En algún momento se dará cuenta de que la gente solo saluda a las personas o a los animales pero yo le recordaré que él saludaba a la Luna y que la puede seguir saludando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *